Ruptura de Tendones

La ruptura de tendones de la mano puede ocurrir a nivel de los tendones extensores o flexores.


Lesiones de los tendones extensores
Ocurren habitualmente por heridas en el dorso de la mano o dedos y, en estos casos, el tratamiento de la herida como tal será primordial. Al seccionarse los tendones extensores no sufren grandes retracciones ni importantes adherencias, por lo que el pronóstico funcional después de una reparación quirúrgica sea bueno.
El diagnóstico se comprueba por la incapacidad de extender la articulación correspondiente.

Tratamiento
Es quirúrgico y consiste en realizar una sutura término terminal. La sutura primaria (inmediata) está indicada en caso de heridas cortantes limpias que permitan la sutura término terminal con cierre de la herida, seguido de una inmovilización de cuatro semanas con la muñeca en extensión y leve flexión de los dedos. En caso contrario, debe tratarse la herida y luego realizar la reparación tendinosa en forma diferida.

La ruptura del extensor pollicis longus puede ocurrir en forma espontánea (en artritis reumatoide o secundaria a una fractura de Colles), y su reparación debe hacerse precozmente ya que este tendón se retrae rápidamente y su reparación puede ser difícil si la cirugía se realiza tardíamente. Puede ser necesario efectuar una transposición del extensor propio del índice para su reparación.
Lesiones de los tendones flexores
Tienen un pronóstico más negativo, ya que aún en las mejores condiciones de tratamiento, sus resultados funcionales pueden ser malos.

La palma de la mano en relación a los tendones flexores se ha dividido en 5 áreas de las cuales la más conflictiva es el área llamada «tierra de nadie», comprendida entre el pliegue palmar distal y el pliegue de las interfalángicas proximales. Los tendones flexores superficial y profundo corren allí por un estrecho túnel donde fácilmente se adhieren en caso de lesiones o suturas, dejando rígido el dedo.

Los tendones flexores se lesionan por graves laceraciones de la mano o dedos, o por heridas cortantes (accidentes domésticos por heridas de cuchillo o vidrio, intentos de suicidio con profundas heridas cortantes en la muñeca, etc.). Clínicamente hay imposibilidad de flectar el dedo o articulación correspondiente. Se deberá, además, examinar la condición neurológica sensitiva (sección concomitante de los colaterales nerviosos) y vascular.
Es importante recordar que las heridas por vidrio habitualmente son profundas, acompañándose de sangramiento importante y lesión tendinosa y neurológica.
Tratamiento
El abordaje es quirúrgico, siendo fundamental diagnosticar y tratar la herida. Se puede realizar la reparación primaria del tendón flexor cuando se reúnen las siguientes condiciones:
-Ambiente quirúrgico adecuado, con el instrumental específico y disposición del tiempo necesario para esta reparación, la cual puede tomar horas.
-Que la intervención la realice un doctor con experiencia en cirugía de mano.
-Anestesia adecuada.
-Uso de manguito de isquemia controlado.
-Herida cortante limpia.
En estas condiciones se puede realizar la sutura primaria en:
Secciones tendinosas a nivel de la muñeca hasta el pliegue palmar distal. En ésta área se pueden reparar los tendones flexores superficial y profundo; a nivel del túnel del carpo pueden repararse solamente los tendones del flexor profundo para evitar adherencias y dejar libres los tendones del flexor superficial o resecarlos, obteniéndose una buena función de los dedos.
Sección del tendón profundo, distal a la interfalángica proximal. En esta área puede realizarse una sutura término terminal y si ello no es posible, puede realizarse una tenodesis de la interfalángica distal o una artrodesis.
Fractura del hueso de la mano
Esta es la ruptura de uno o más de los huesos que la conforman. La fractura del quinto metacarpiano también se conoce como fractura de boxeador, porque el hueso de la mano que se conecta con el dedo meñique se rompe.
Los huesos de la mano pueden romperse por diferentes causas, como una caída, accidente o al golpear algo con la mano empuñada. Las personas que golpean muros o boxean sin usar guantes, a menudo sufren este tipo de fracturas.
Cuando la mano se rompe puede doler, lucir hinchada o morada y sangrar si la piel se rompe. También puede presentar debilidad, adormecimiento u hormigueo. Si los huesos se salen de lugar, no se verá normal y hasta puede lucir doblada, por lo que el médico necesitará colocar los huesos en su sitio. Si la fractura es muy grave puede ser necesaria una cirugía.
La recuperación de un hueso roto dura generalmente entre 6 y 8 semanas. Una radiografía mostrará cuando el hueso roto haya sanado.


¿Quieres sentirte mas bella que nunca?


Haz tu Cita:


(81) 8333-0024 y (81)8333-0020


¿Más información?

Contáctanos


Ubícanos

Centro Médico Christus Muguerza Alta Especialidad. Piso 6 Consultorio 600-A. Hidalgo #2527 Pte. Col. Obispado. Monterrey, N.L. C.P: 64000.